15 ene. 2011

Tribulaciones, lamentos y ocaso de un tonto rey imaginario...

No es que no puedas, es que quizás, luego de tantos tropiezos, de tantas lagrimas, de tantos placeres ocultos, de tantas maravillas, de besos infinitos, de abrazos inolvidables, de palabras que aún duelen, de sonidos perfectamente traducibles como amor, de silencios perfectamente traducibles como basta, de caricias pasajeras, de sonetos entrañables, de libros que aún no has escrito, de canciones que todavia no escuchaste, de peliculas que aun no se filmaron, de todo eso que pasó hace ya tanto tanto tiempo, y todo lo que hoy vives, y por lo que aún hoy mueres, y aquello que no ha venido, el futuro imperceptible al que muchos temen, quizas, no debas.

De por sí no sé que tan bien escribo y para colmo no tengo absolutamente nada en la cabeza para escribir, tengo miedo ya que, pretendo vivir de esto, lo máximo que estoy llegando a escribir son burradas colgadas como la de arriba, algo me falta o algo me sobra. Necesito inspiracion, algo, algo, algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario