12 oct. 2010

please. please me

No existen las mitades iguales...
No existen, no.
No existen las medias naranjas, no existe eso que el cine te obliga a buscar, no existe el amor, el odio y el amor nuevamente.
No existe el beso final. No existe nada de eso. 
Existe la angustia de amar. Existe amar a escondidas. Existe llorar por amor. Existen dos manos rozándose a escondidas. Existen dos labios besándose por última vez. Existen las lágrimas del adiós.
Pero no existe el reencuentro luego de unos años. No existe el volver a empezar. No existe la reconciliación eterna. Existe el llamado a media noche en busca de grata compañía. Existen las peleas que rompen el clima. Existen los abrazos partidos.
El amor en sí, no existe tampoco. ¿Quién podría definirlo concretamente?. Miles de libros se escribieron y así va a ser hasta el final. Cantidad de peliculas filmadas con un solo fin de plasmar la idea del amor.
Ninguna dió en el blanco. Son buen entretenimiento, pero sólo eso. No hay hallazgo en ninguna de ellas. No hay nada que sorprenda o que eduque. No hay material de investigación. Es sólo un cliché. Es sólo un método que funciona, al menos para el cine.

"Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en nuestra vida merece cargar en las espaldas la responsabilidad de completar lo que nos falta." JONH LENNON

No hay comentarios:

Publicar un comentario