12 oct. 2010

Sos igual, o incluso más que el común de toda tu raza

En una epifanía casi profética, pude enterrar a quien se llevaba todo de mí.
El ideal inventado por una falsa necesidad que creamos en nosotros, necesitar a un otro, no es más que la excusa perfecta para ponernos a disposición de alguien que es similar a otro y a otro. El ser humano no sabe amar, cada día me lo asegura más, cada historia hace esta verdad mas grande. Amar no es nada de lo que entendemos por amar. Los celos no son amor. 
Lo que siempre escucho son personas llorando por otra persona que no llora por ellas, envidiando a esa otra persona por la cual su amor imposible si llora. Es lo único que la mayoría hace medianamente bien, envidiar, criticar, es mucho mas fácil que dar el ejemplo. Los perros, fieles compañeros, nos aman incondicionalmente, no necesitan de regalos que lo confirmen, con tan sólo estar ahí, jugar un momento con ellos o simplemente tenerlos en cuenta con una mirada o una caricia, son felices por el resto del día.
El intento desesperado por estar con esa persona que uno se imagina que debe estar, rompe la personalidad, la desdobla, la quiebra, la corrompe, ya no sos vos, sos un ser manipulado por una necesidad, sos una idea, un deseo, no un ideal.
No debería ser tan difícil estar con quien es debido estar, pero entonces, ¿Por qué nos gusta el dolor de tener que comprobar una y mil veces que ese otro no es para nosotros?.
La imbecilidad del cerebro enamorado hace que no entendamos claramente los mensajes, ni siquiera cuando son directos y vienen de la persona amada. El "NO", no significa no, el "No te quiero más" "llegamos hasta acá" no tiene valor, lo único que vale es "Te amo" "Te quiero", eso no puede significar amar. Estar ciego y sordo por otro no puede ser el significado del amor.
El amor para mi tendría que maximizar a las personas, no hacerlas uno, el amor según algunos es 1+1=1... Pero ¿Por qué debería ser así?, debería completar, no complementar, siempre sumar a lo que ya se tenía... No sirve ver a través de otro, sería mucho mejor, ver más lejos con tus propios ojos, gracias a la compañía de otro, oír más, ampliar las palabras, eso debería hacer el amor.
No dudo de las veces que me enamoré, pero no aseguro si senti amplificados mis sentidos al lado de otro. 
A pesar de que el amor nunca se muere, todos siguen buscando, se siguen levantando y acá está el común de la raza, hay algo seguro, una sola verdad en esta materia que me atrevería a afirmar, ninguna derrota deja al ser humano en el piso, siempre se levanta y vuelva a caminar, quizas cometa los mismos errores, pero orgulloso, se atreve a cometerlos.
Lo más increible de todo es cuando el amor te abandona y abrís por fin los ojos, el momento en que te das cuenta que aquel otro ser, dueño de tus pensamientos, no era tan impresionante como el amor te hacía pensar, era sólo otra persona, como tantas en el mundo, con errores y virtudes, en su mayoría compatibles con las tuyas, ahí en ese preciso instante es cuando podés amar sinceramente y que sabés que no es culpa de nadie el decidir no estar mas juntos, es sólo que el que haya abierto los ojos antes supo que no debía ser. Aunque quizás, si deba ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario